¿Cómo elegir el mejor cargador USB para tu autobús?

Desde hace tres años, la posibilidad de cargar por USB los dispositivos del pasajero ha pasado de ser una opción a ser una necesidad.

El peligro de los cargadores USB de baja calidad

En las primeras instalaciones de cargadores USB en autobuses todo valía. Cualquier USB importado de China parecía bueno, pero carecían de cualquier tipo de protección de seguridad. Esto ponía en peligro a los propios instaladores desde el montaje ya que con una inversión de polaridad o una sobre tensión, se podían producir pequeños incendios.

Más tarde, los cargadores USB se empezaron a fabricar contra polaridad y contra sobre tensión, con el fin de solucionar las principales necesidades de quien hacía las instalaciones (carroceros, butaqueros…). Al mismo tiempo, también se adaptaron para una mejor y más rápida instalación, para su montaje en superficie, con extensión de cable, con carcasa para barra o para empotrar en el conducto del aire, entre otras mejoras. Era un gran avance, sin embargo, bajo esta premisa se estaba dejando fuera de la fórmula de mejoras a la parte más importante del servicio, que es el usuario final. ¿Qué espera un pasajero de un cargador USB durante su viaje? La respuesta es sencilla: cargar su dispositivo, lo más rápido posible y sin ningún inconveniente.

Con el paso de los años, los fabricantes de móviles o tabletas tienen una constante lucha con los consumos de sus baterías. El objetivo común es ofrecer dispositivos cada vez más potentes, con pantallas más grandes pero que consuman menos y se carguen más rápido. La solución son los cargadores con mayor potencia de carga USB 2.0, lo que quiere decir que aportamos mayor corriente y tensión a los dispositivos para que se carguen antes. Actualmente ya es fácil ver equipos de carga por USB con el serigrafíado de Iphone/Android o marcando la corriente de salida 1A/2.1A para así poder optimizar al máximo la carga.

La importancia de la seguridad en las instalaciones

Hasta aquí parece que todos los inconvenientes han sido solucionados y ya se han instalado miles de cargadores, satisfaciendo las necesidades tanto de quien lo monta como de quien lo utiliza. Sin embargo esto no es del todo real, ya que estos cargadores están sometidos a unas grandes cargas de trabajo diarias, al vandalismo o a depender del estado de los terminales que se usan. Por lo tanto, el factor más importante y decisivo a la hora de elegir el mejor cargador USB para el autobús es la seguridad que ofrece. Si el equipo no es del todo seguro para afrontar todos los problemas que le puedan suceder a lo largo de su vida útil, no sirve de nada. Con el tiempo muchos cargadores han dejado de funcionar, estropeando algún dispositivo o incluso haciendo evacuar vehículos, por el riesgo de incendio, al empezar los terminales a emitir humo.

Este gran problema puede ser más común de lo que parece, y para ello, la mejor solución es contar con las marcas de cargadores USB líderes del mercado. La principal premisa de estas empresas es ofrecer la mayor seguridad durante toda la vida útil del terminal, además de disponer de las certificaciones adecuadas para que esto se cumpla.

La experiencia durante años de Azimut ha hecho que cuente en su portfolio con los cargadores USB líderes en el mercado, cumpliendo las más exigentes certificaciones teniendo los productos homologados incluso para el sector del tren que tiene las normativas más restrictivas. Prescindir de estas certificaciones de seguridad no debería ser una opción, ya que es una inversión de un componente más del vehículo y no merece la pena jugársela en este aspecto.

¿Por qué elegir estos cargadores USB?

Técnicamente la diferencia entre los cargadores USB ofrecidos por Azimut y otro tipo de cargadores de menor calidad, es que en la salida de los terminales USB se cuenta con dos microprocesadores que están en continua comunicación con el dispositivo conectado. Por ejemplo, si calentamos un móvil en el horno a 80 grados y lo conectamos a los cargadores USB convencionales sacan la misma carga que si está el terminal frio, ahora si lo pones en un cargador inteligente de USB recibe la alerta de temperatura y la carga es mucho más suave para no acabar originando un pequeño incendio o explosión.

Por todo esto y más no se puede poner en juego la seguridad en el vehículo. elegir unos USB de máxima calidad no puede ser una elección, tiene que ser una necesidad. Hacer que los pasajeros se sientan como en casa, puedan cargar su móvil con seguridad y tengan una ruta tranquila y agradable es el motivo de mayor peso para invertir en lo mejor.