Mejora de la seguridad en autobuses y autocares a través de sistemas de reconocimiento facial

Son muchas las causas de los accidentes de tráfico, pero la fatiga del conductor es claramente una de las más importantes, especialmente para los conductores de vehículos grandes (como autobuses, autocares y camiones pesados) debido a los períodos de conducción prolongados y el aburrimiento en las condiciones de trabajo.

Las estadísticas son escalofriantes

Según el Consejo Europeo de Seguridad del Transporte (ETSC), la fatiga al conducir es responsable de alrededor del 20% de los accidentes de tráfico de los vehículos comerciales de transporte en la Unión Europea. Son los mismos datos mostrados por ERTICO (anteriormente eSafety Forum), que destaca este problema en conductores profesionales que pasan largos días de trabajo en la carretera. Solo reducir o controlar la fatiga del conductor podría ayudar a reducir a la mitad las muertes debidas a accidentes de tráfico.

Los ejemplos fuera de Europa plantean preocupaciones similares. En Corea, de 2013 a 2015, la tasa de mortalidad por accidentes causados ​​por conductores somnolientos en las autopistas fue de 26,9 personas (por cada 100 accidentes), que fue cuatro veces la tasa de todos los accidentes. Mientras que un informe realizado por Caterpillar en minas australianas mostró que la fatiga del operador es una de las causas principales más frecuentes de los equipos de movimiento de tierra (vehículos grandes utilizados en la minería, como excavadoras y bulldozers) accidentes dentro de la industria minera. También en el sector público, la somnolencia y la falta de atención del conductor son factores clave para contribuir a los accidentes de camiones comerciales, que representan miles de muertes y lesiones cada año en la industria. Mientras tanto, el error humano es responsable de alrededor del 93% de los accidentes de camiones de transporte en la minería de superficie, y hasta el 70% de estos están relacionados con la fatiga.

Los sistemas de reconocimiento facial son la clave

Por otro lado, vemos cómo los sistemas de detección facial están ganando terreno en todo el mundo. Aunque se ve afectado por las leyes y regulaciones de privacidad en Europa, ahora en países como China es posible autorizar pagos, proporcionar acceso a las instalaciones y rastrear a los delincuentes con sistemas basados ​​en ellos.

Algunas compañías tecnológicas ya han comenzado a integrar la detección de rostros en el diseño de sistemas de seguridad de conducción. Los sistemas más populares son capaces de detectar la fatiga, la distracción y el comportamiento inapropiado del conductor. Estos sistemas consisten en módulos de detección cabeza-hombro, detección de rostros, detección ocular, estimación de apertura ocular, fusión, porcentaje de medición de somnolencia de la estimación del cierre de los párpados y clasificación del nivel de fatiga. Se basan en algoritmos de fusión que estiman el estado de los ojos y otras acciones o estado de las caras normales.

La solución para conductores de autocares y autobuses

El sistema de moonitorización del conductor ofrecido por Azimut detecta la fatiga a controlado el cierre de los párpados, así como otras amenazas potenciales, como fumar, hablar con un teléfono o no mirar la carretera. Una cámara instalada en la parte superior del tablero de mandos mide continuamente su rostro y su comportamiento, al observar la dirección de la cara del conductor y al detectar si cierra los ojos.

Si el sistema detecta alguno de estos comportamientos, se activa una alarma en el autobús, combinando un ruido con un signo visual en la pantalla de un tablero (y la vibración de un motor colocado en el asiento?). Si la alarma no se activa, un despachador en la sala de control será alertado sobre el problema a través de una aplicación de back-end. Además, el sistema permite enviar una foto o un video corto en tiempo real como prueba. Varias acciones seguirán de acuerdo con cada procedimiento del operador, como llamar al conductor, recomendarle un descanso, sacarlo de servicio, etc.

El sistema Azimut DSM es completamente configurable para automatizar las acciones que siguen a cada tipo de alarma y el procedimiento definido por cada operador de autobús o autocar. Algunas ventajas clave del sistema de reconocimiento facial Azimut incluyen un algoritmo avanzado para detectar la fatiga del conductor, capacidad para diferenciar varias otras alertas (teléfono, fumar, apariencia distraída), hardware robusto de movilidad, potente sistema back-end e interoperabilidad completa con otros sistemas Azimut CCTV.

Aunque todavía no es obligatorio en los autobuses de Europa continental, sin duda es un complemento inevitable para los operadores interesados ​​en aumentar las medidas de seguridad de sus vehículos al tiempo que comprenden mejor los problemas relacionados con sus empleados clave, los conductores.