Ventajas del retrovisor digital sobre espejos convencionales

El retrovisor digital viene a cambiar las reglas del juego en cuanto a espejos retrovisores se refiere, tal y como veremos en este artículo.

Una de las mayores dificultades a las que se enfrenta un conductor de autobús o en general de vehículos pesados, es la visualización de los objetos que quedan fuera del punto de mira directo del propio conductor. Para ello se utilizan distintos tipos de retrovisores, que dependiendo del tipo de vehículo tienen que ser obligatorios u opcionales, como viene regulado por el reglamento europeo R46.

 

Ayuda a eliminar los ángulos muertos

En la conducción de este tipo de vehículos especialmente hay ciertas situaciones, como por ejemplo en giros cerrados o en marcha atrás, donde es muy interesante poder visualizar la mayor parte de la escena posible, y eliminar los ángulos muertos que podemos encontrar. Para ello, el retrovisor digital nos permite visualizar con mucho más detalle una escena completa en varios ángulos de visión.

Además, en un autobús nos encontramos en muchas situaciones en zonas de baja velocidad, por ejemplo, dentro de una ciudad o poblaciones pequeñas, en las que los espejos tradicionales pueden no ser suficientes para tener una buena visibilidad. El retrovisor digital se apoya en el monitor para conocer a qué distancia están los vehículos que se van aproximando, indicándonos de forma visual donde se sitúa cada vehículo, permitiendo realizar maniobras con mucha más seguridad, como por ejemplo al realizar un adelantamiento.

 

Visibilidad óptima para una conducción más segura

Otro punto importante del retrovisor digital es que nos permite evitar los típicos reflejos o deslumbramientos ocasionados por la luz del sol a ciertas horas del día o por las luces de otros vehículos durante la noche, puesto que al poder tratar la imagen que estamos visualizando pueden reducir el brillo o el contraste que aparece en el monitor automáticamente, permitiendo una mejor y más segura conducción.

Además, los sensores de las cámaras permiten visualizar una imagen mucho mejor durante condiciones nocturnas que un espejo. Al contar con sensores de gran tamaño, necesitan muy poca iluminación para poder verse en óptimas condiciones.

Un problema muy habitual es cuando nos encontramos en condiciones de lluvia. Los espejos tradicionales suelen quedar manchados con gotas de agua, de manera que no se pueden visualizar bien los vehículos en esas condiciones. Esto no ocurre con el retrovisor digital al ir más protegidos, además de llevar lentes que permiten evitar que se empañen o manchen.

Ahorro en combustible y reparaciones

También es muy importante el ahorro en costes que suponen estos sistemas para las compañías de autobuses, y en este caso los retrovisores digitales aportan un gran beneficio en dos situaciones:

  1. Eficiencia aerodinámica: El retrovisor digital es mucho más aerodinámico que los retrovisores tradicionales. Esto permite un ahorro de combustible para el vehículo.
  1. Costes de mantenimiento: Al tratarse de equipos mucho más compactos, están mucho menos expuestos y la posibilidad de golpearse es mucho menor, lo que conlleva a un ahorro en repuestos y reemplazos muy considerable. Además, al ser más compactos no bloquean tanto la visibilidad lateral o frontal del conductor, permitiendo ver mejor en todas las situaciones.

 

El retrovisor digital aporta novedad y beneficios

Como resumen, podemos decir que el retrovisor digital nos aporta una gran serie de beneficios para un escenario tan importante como es el de la conducción, tanto en la mejora de la seguridad de los vehículos, como en el ahorro de costes, por lo que se presenta como una gran novedad en el futuro de los vehículos de transporte de personas o de carga.