Instalar un sistema de entretenimiento individual ¿Coche nuevo o Aftermarket?

Invertir en un Sistema de entretenimiento individual para autobús es una decisión que tiene mucho que ver con el perfil de servicio del coche: regular / discrecional; distancia a recorrer; perfil de pasajero; edad del vehículo y lógicamente con las cuestiones derivadas de la propia inversión: el coste, gastos de explotación y retorno de la misma.

Instalación de un sistema de entretenimiento a bordo aftermarket

En principio cualquiera pensaría en realizar la inversión sobre un coche nuevo, para maximizar el periodo de retorno de la inversión. Además el acabado puede resultar mejor al efectuar el tendido de cables en el carrocero aprovechando cuando la carrocería está en fabricación.

¿Cuándo es aconsejable una instalación Aftermarket?

Hay casos en los que la instalación Aftermarket es recomendada o necesaria:

  • Recomendada: para una primera instalación que nos permita validar el concepto y definir lo que instalaremos posteriormente en coches nuevos.
  • Necesaria: cuando traemos un coche de importación, con lo que el envío de materiales a fábrica (Turquía, Alemania….) retrasaría la operación sin aportar valor al propósito real de la instalación.

Lógicamente, la instalación se realizaría sobre un autobús o autocar relativamente reciente (menos de dos años es una buena decisión) y que vaya a permanecer en la flota de la compañía al menos 3-4 años, para permitir una explotación comercial adecuada.

Consejos sobre la instalación del SEI

La instalación Aftermarket, realizada por un Servicio Técnico experto, aporta un nivel de calidad equiparable a la instalación en fábrica. Para ello es necesario asegurarnos de que los soportes de las pantallas en los respaldos de las butacas cumplen su cometido en cuanto a diseño y fiabilidad, así como estar debidamente homologados para su uso. También de que la experiencia del equipo de instalación nos asegure que llevarán a cabo el tendido de cables por los lugares más adecuados y con los estándares de calidad necesarios, en un tiempo de parada corto para no afectar el plan de servicios del coche. Dos o tres días para la instalación y puesta en marcha es un tiempo más que razonable para una instalación de este tipo.

En conclusión, la instalación aftermarket de un Sistema de Entretenimiento Individual ofrece ambas posibilidades, cada una con sus ventajas, y es cierto que la no disponibilidad de un coche nuevo en los próximos meses no ha de impedir la instalación de contar con un sistema de entretenimiento a bordo personalizado, sino que incluso puede ser la oportunidad de hacerlo.