¿Por qué necesito un retrovisor digital para autobús?

El Retrovisor Digital ¿Por qué necesito uno?

El retrovisor digital representa un gran avance con respecto a los retrovisores convencionales. Los retrovisores convencionales cuentan con un campo de visión reducido, el cual muchas veces no cubre la totalidad de los objetos alrededor de grandes vehículos, como autobuses y camiones.

Por otra parte, los espejos retrovisores convencionales suelen romperse con frecuencia, y son caros de reemplazar. El espejo retrovisor digital cuenta con la ventaja de que, en vista de su limitado nivel de exposición, reducimos drásticamente el riesgo de que sufran daños a lo largo de su vida útil.

Al instalar este tipo de retrovisor, no solo se eliminan los puntos ciegos y se mejora la seguridad para los usuarios de la carretera. También se reducen los costes relacionado a espejos dañados, lo cual nos permite rentabilizar nuestra inversión.

 

El Retrovisor Digital Azimut MirrorCam ¿Cómo funciona?

Apoyado por un sistema de cámaras laterales, el retrovisor Azimut MirrorCam ofrece un campo de visión de lo que sucede a los lados del vehículo. Aporta una visión de alta definición bajo condiciones extremas, tanto de día como de noche. Al contar con cámaras dispuestas estratégicamente, el conductor obtiene una visión en tiempo real de lo que sucede a los lados del vehículo.

El sistema cuenta con opciones fácilmente ajustables. Desde la cabina es posible regular elementos como brillo, luminosidad y visión nocturna, que el conductor puede adaptar dependiendo de las condiciones ambientales.

 

 

El Azimut MirrorCam ayuda a cumplir con la Regulación R46

Los ángulos muertos representan un problema durante la conducción, y una causa importante de accidentes en carreteras. La Regulación R46 aboga por la instalación de dispositivos de visión indirecta en vehículos como buses y camiones, así como el cumplimiento de directrices de instalación predefinidas.

El Azimut MirrorCam ha sido diseñado para mostrar al conductor lo que sucede a los lados del vehículo, cubriendo incluso los ángulos muertos, mejorando así la seguridad de peatones, pasajeros y conductores.