¿Qué debo saber sobre el reglamento EU 2019 / 2144?

La seguridad en carreteras y vías públicas en Europa a día de hoy

La protección y seguridad de pasajeros y conductores de vehículos, así como de usuarios de la vía pública es motivo de preocupación para la Unión Europea. En los últimos años, los avances en la seguridad de vehículos han contribuido a una reducción general del número de accidentes de tráfico. Sin embargo, según la Unión Europea, más de 25.000 personas murieron en las carreteras europeas en 2017 y hubo 135.000 heridos de gravedad, una cifra que se ha mantenido constante durante los últimos cuatro años.

 

¿Qué pasos toma la UE para mejorar la seguridad en carreteras y vías públicas?

La UE intenta hacer todo lo posible por reducir o eliminar los accidentes de tráfico. Además de las medidas de seguridad existentes para proteger a los ocupantes de los vehículos, se necesitan medidas específicas para prevenir muertes y lesiones a usuarios de la vía pública, como ciclistas y peatones. Sin nuevas iniciativas sobre seguridad vial en general, el enfoque de seguridad actual ya no es suficiente para compensar los efectos del aumento del volumen de tráfico. Por lo tanto, el nivel de seguridad de los vehículos debe seguir mejorando como parte de un enfoque global de la seguridad vial, con el fin de fortalecer la protección de usuarios en carreteras y la vías públicas.

 

La Unión Europea lanza el reglamento 2019/2144

El 27 de noviembre de 2019 la Unión Europea lanzó el Reglamento 2019/2144, cuyo objetivo es “actualizar los requisitos de homologación de vehículos de motor, así como de los sistemas, componentes y unidades técnicas independientes dedicados a estos vehículos, en lo que respecta a su seguridad general y la protección de los ocupantes del vehículo y los usuarios vulnerables de la vía pública”. Además de las medidas de seguridad para proteger a ocupantes dentro del vehículo, la Unión Europea ha abordado la temática desde un punto de vista que incluye la seguridad para personas dentro y fuera de los vehículos. En ese sentido, intenta velar por la seguridad tanto de pasajeros y conductores, como de peatones y ciclistas.

 

¿Qué debo incluir en mi vehículo?

De acuerdo a la regulación 2019/2144, para que un vehículo pueda ser comercializado en la Unión Europea a partir del año 2022, debe incluir, entre otros, los siguientes sistemas:

 

Algunas fechas clave a tener en cuenta

Mirando el cronograma relativo al Reglamento 2019/2144 encontramos las siguientes fechas claves:

  • En el año 2013 ya hubo una primera tentativa de obligatoriedad para sistemas de frenado de emergencia en camiones y autobuses. Sin embargo, por secuelas relacionadas a la crisis financiera que se vivió en 2007, muchos proyectos se suspendieron.
  • En el año 2019 se aprobó la directiva, ratificando la intención de implementar estos sistemas de seguridad en vehículos.
  • A partir del año 2022, los vehículos deberán contar con los sistemas de seguridad que mencionamos anteriormente para poder ser homologados.
  • 2024 será el año límite para que los vehículos que ya se están vendiendo o que estén a disposición del usuario, se adapten e incorporen estos sistemas de seguridad. En 2024, incluso los vehículos homologados antes de julio de 2022 también deberán estar equipados.
  • Para 2026 se implementarán sistemas de seguridad adicionales.

De acuerdo con las fechas anteriores, podemos observar cómo los sistemas de seguridad comenzarán a ser obligatorios, con lo cual la tendencia será ver cada vez más vehículos equipados con este tipo de soluciones. Veremos igualmente cómo todos los vehículos nuevos los incorporarán en el corto plazo.

 

¿Con qué tipos de sistemas contamos?

 

Los sistemas DSM, ayudan evitar accidentes por distracción o somnolencia

Los sistemas DSM o de Detección del estado del conductor, es un nuevo sistema basado en una cámara para monitorizar el estado de alerta del conductor, que no solo reconoce al conductor, sino que también verifica su nivel de vigilancia. El propósito del sistema de monitoreo del conductor es alertar al conductor cuando se detectan signos de somnolencia o distracción. También son posibles otras aplicaciones para el sistema, como la identificación del conductor y las funciones de control mediante los ojos. Estos desarrollos contribuirán a una mayor seguridad y un uso más intuitivo de la nueva generación de funciones de asistencia al conductor.

 

Los sistemas BSD, detectan en tiempo real peatones, ciclistas y otros objetos en movimiento

El sistema de detección de ángulo muerto (BSD) detecta en tiempo real peatones, ciclistas y otros objetos en movimiento dentro de las zonas no visibles por el conductor y de mayor riesgo de accidente, por medio de sensores infrarrojos con inteligencia artificial avanzada tanto de día como de noche. El sistema BSD identifica a peatones, ciclistas y motoristas en una situación de riesgo para la conducción, lo que ayuda al conductor a tomar decisiones seguras.

 

Los Sistemas ADAS, asistencia avanzada al conductor

Los sistemas ADAS se han convertido en un elemento muy presente en los vehículos a día de hoy. Los beneficios que ofrece la combinación de radares, cámaras y sensores en nuestros vehículos se traducen en una reducción drástica del número de accidentes y colisiones, ya que ayudan prevenir distracciones, cambios involuntarios de carril o a eliminar los puntos ciegos, por mencionar algunos ejemplos.

 

Como podemos ver estos sistemas han llegado para quedarse, en vista de las distintas normativas que incentivan su integración en vehículos. Al mismo tiempo, la evolución de la tecnología facilitará cada vez más su integración en flotas de vehículos.